Loading...

martes, 8 de junio de 2010

LOS ADN DE LA PATRIA







Hace no más de cuatro días se resolvió un hecho aberrante en nuestra ciudad, mediante la vía científica indubitable de un ADN, hablo del caso Leonela, y partir de ahí, se desató una furia incontrolable, como si habrían abierto la famosa caja de Pandora, pienso que esa furia viene ligada a no querer ver la realidad
social que acarrea el tema. Lo digo, porque como trabajador del Estado (....)
 en el ala de la Justicia, entiendo que ésta es una maquinaria para intentar resolver hechos, decir “en éste hecho ocurrió tal cosa”, y nada mas, lo que dista de manera muy lejana y equidistante de la “verdad”, porque la “verdad”, no solo encierra como ocurrió un hecho, sino que contiene otras aristas que nos indica el porque de su producción, otros actores; directa o indirectamente responsables; y el avatar sociológico y psicológico de su proveniencia.

Justamente vía un ADN, que pareciera que estaríamos en la panacea científica, y escucho a algunos, hablar del tema, como que tuvieran la herramienta de solución social, y solo tienen una “gomera para luchar en una guerra nuclear que nos esta pasando por encima”. Nos esta pasando por encima, sino abrimos los ojos y recapacitamos, tiempo hay; lo que no hay, es lugar para los tibios, y las vacilaciones.

Fíjense que justo, un ADN, y en los medios de prensa locales, nada se escucha que justamente ésta prueba científica, hoy es discusión nacional, y hoy, estoicamente las madres y abuelas de Plaza de Mayo, discuten éste tema, no solo para ver que pasa o quienes son los hijos “supuestamente secuestrados por Ernestina Herrera de Noble”, sino que además, lo utilizan como bandera de los cambios y recapacitación social que tanto necesita nuestro pueblo y nuestra patria.

Ellas, que con tanto dolor asumido y llevado dignamente, podrían tranquilamente; después de tantos años de sufrimiento, individualizarse, y nadie les diría absolutamente nada, al contrario, haríamos hasta monumentos en su nombre, porque de una ves por todas habría terminado su lucha y se dispondrían a descansar. Y sin embargo, siguen, y siguen, esto debe ser tomado como ejemplo supremo de la lucha de una persona, por su dignidad, y de esos ejemplos no tengo dudas que saldría la lucha colectiva de nuestro pueblo por sellar definitivamente su grandeza.

Si las Madres y Abuela, retrocederían, no tengo ninguna duda que el “Triunfo perverso” de Ernestina Herrera de Noble, estaría asegurado, y con él, el éxito de las corporaciones, las transnacionales, la oligarquía entreguista, y todos los antipatria que se puedan imaginar. Hoy la lucha del pueblo argentino, por su soberanía y su autodeterminación, se encuentra circunscripto a la pelea de las Madres y Abuelas, porque trasvasa largamente la pregunta “de quien son los hijos de Ernestina?”, eso es simplemente “la punta del témpano” el cual abajo, en sus sombras y oscuridad es 10 millones de veces mas grande, y no es por exagerar.

En el caso Leonela, un ADN, definió lo que ocurrió, pero no definió que nos pasa socialmente en nuestra comunidad.

En el caso HIJOS Y NIETOS, un ADN, no solo va a definir quienes son los padres biológicos de los seudos hijos de Ernestina Herrera de Noble, sino que va a definir, quienes son los enemigos de la patria, quienes se sirvieron de la Nación en detrimento del pueblo trabajador, y que condena social les corresponde.

Algunos dicen, “no revuelvan mas, ya esta, son cuestiones viejas”, a esos le decimos, si quieren reconstituir su familia, se van a guardar un muerto adentro del placard? hasta que el olor a podrido los invada? Y cuando llegue el olor a podrido, se van a poner un broche en la nariz, para evadir el olor?

No, las cosas hay que saberlas, investigarlas, decirlas, y ponerlas a consideración de la ciudadanía, tanto en el caso Leonela, como en el caso Noble de Herrera, no se puede vivir de mentiras en aras de la verdad.

“El Lobo”

No hay comentarios:

Publicar un comentario