Loading...

domingo, 4 de julio de 2010

CON EL CORAZON EN LA MANO (Crónicas del Mundial)


De tristezas y alegrías




Así lo expresé en la nota anterior de Crónicas del Mundial, de tristezas y alegrías se tejen los sentimientos populares; hoy, ahora, a los agoreros de esos sentimientos, no se los escucha, pareciera que habrían retornado a las sombras, lugar de donde nos acechan y esperan para criticarnos.- (.......)


Cuando comenzó el Mundial, venían las victorias, y se sumaban los festejos del pueblo, aparecían con sus posiciones destructoras; lo mínimo que alegaban era la banalidad del futbol, su superficialidad, para querer llevarnos de nuevo, a los territorios de las desesperanzas. Hoy, que el dolor nos atraviesa, no se escuchan, como si habrían cumplido la misión de ayudar a los Alemanes a ganarnos, para lograr esa realidad que no es tal.-

Sigo sosteniendo que el futbol en argentina es esencia y sentimientos; de los mas profundos y puros, en ese terreno, se logra la unidad popular, como en otros espacios donde el pueblo se siente tal; se siente protagonista de su destino, sin delegarlo a nadie. Esos grupos minoritarios en cuanto a cantidad, pero fuertes en cuanto a poder, pretenden que el pueblo se fragmente a la minima expresión del individuo, que es simplemente eso, y cuando la masa popular reacciona a esas intenciones, pone en riego a quien quiere dominarla; es decir, sus intenciones de dominación, contra la resistencia masiva a ser dominado.

El futbol, como otras expresiones culturales de idiosincracia propia, hace al ser popular y nacional, y es imposible arrancarle sus querencias puras. Las podrá esconder, disimular, aletargar, pero jamás la va a perder, porque los pueblos no se suicidan, y menos en masa.

Detrás del mundo fútbol, hay infinidad de cantidad de situaciones comerciales, políticas, de intereses grupales económicos, que viran y se acomodan de acuerdo a los vaivenes de los resultados, pero nunca pueden quebrar ni hacer cambiar el amor popular al juego y a la fracción que pertenece cada pueblo; y mas que nada a los argentinos y a los latinos en particular; por eso, una derrota momentánea y pasajera, no puede cambiar el idilio eterno, perpetuo e irrenunciable.-

Aquellos que creen y pretenden hacer creer que el futbol es solo un juego, banal y espurio, y que en los festejos aflora la mediocridad; les digo que están absolutamente equivocados, y sus malas intenciones se dan de bruces contra la realidad popular; porque el futbol para el pueblo argentino, es una manera de vivir, gozar, festejar y sufrir, encierra todo lo que puede sentir un ser humano desde su condición; y pueden llegar a ver al pueblo argentino llorando, como riendo, pero nunca lo van a ver renunciando, ya que no se renuncian a los sentimientos puros, además de ser un pueblo valiente, protagonista de su propio destino, y elector de su manera de vivir, con el futbol, como con otras tantas cosas, el pueblo argentino, vive abrazado a su bandera, no tengo dudas.

Por eso, con el corazón en la mano, y el alma a flor de piel, no nos sentimos derrotados, solo fue un avatar de la vida, porque la vida misma se constituye de tristezas y alegrías.-

"El Lobo"


No hay comentarios:

Publicar un comentario