Loading...

domingo, 27 de junio de 2010

CRONICA DEL MUNDIAL, ARGENTINA VS. MEXICO






Crónica de nuestros sentimientos

“La Patria Unida”

“Cobertura del partido Argentina México, 27 de junio del 2010”

Me levante a la mañana, un tanto mas temprano, al parecer son los nervios del partido, o de tener que hacer un trabajo de periodismo un domingo, valla a saber que, pero más temprano al fin, me tome unos mates, leí el diario, y un rato después, llegó a mi casa Coco, el Jardinero, abrí el portón, y le pregunté que hacía un domingo, me responde que no había pasado en la semana porque estuvo enfermo, y hoy domingo hacía los trabajos que le habían quedado, en ese momento, empezó este trabajo. (......)


Coco, un trabajador independiente, que no tiene horarios, ni días, tiene voluntad de trabajar a su edad, y también obligación de sobrevivir. Ahí nomás, lo aborde, con el partido. Coco, es chileno, de la zona de la mayor catástrofe del terremoto, adusto, serio, pero buen tipo, me dice que esta contento de la clasificación de Chile, que se ilusiona con “su selección”, en ese momento le metí una jodita haber que decía, le hice saber que los dirige un argentino, me respondió que están emocionados con Bielsa, y me contragolpeo con otra jodita, “ojala fuera chileno”, y ahí nomás, como me vió la cara pensante, me dijo que quería que le gane Argentina a Mexico, agradece a nuestro país su hospitalidad, de hecho el vive acá, punto y aparte, Coco, se pone a trabajar.

Me crucé enfrente, al Maxi Kiosco, a comprar puchos, porque me había quedado sin, la noche anterior, y de paso hablé un rato con el Negro, vi que había llegado el camión de gaseosas y cervezas, me acerque a unos de los muchachos, apenas me respondió; me dijo, vamos apurados por el partido, le pregunte, paran uds.?, si terminamos si, me respondió, no le hable mas para no quitarle mas tiempo.

Entré, El Negro, terminó de atender el camión de gaseosas, y se quedó solo; ahí nos pusimos a hablar, me dijo que se queda en el Kiosco para ver el partido, lo deja abierto, porque sino tiene que volver rápido después, ya que se vende mucho después de finalizado el juego, y también me dijo que lo hace por cabala, porque vio todos los partidos con el kiosco abierto, solo, así que va a despachar a su esposa y compañera de toda la vida, que descanse esta ves, porque priman los sentimientos por la selección, aunque sea por un rato, me comentó su amor a Boca, como grito el gol de Palermo, me carga con River; otro trabajador mas que no abandonó su puesto de lucha, pero tampoco abandonó sus sentimientos celestes y blancos, hizo lo posible para acomodar todo, que todo cuaje como un engranaje, porque la vida, los obliga, pero el amor también, ya que es parte de la vida misma. Le pregunto al Negro por el resultado, me responde contundente 3 a 0, sin decirle nada, me pregunte para mi, te parece? Y me respondí, ojala no te equivoques, yo no soy tan esperanzador, ojala ganemos medio a cero, con eso basta.

Ya me comenzó a entrar la adrenalina, del trabajo y del partido, las dos cosas, había capturado, un extranjero, gente que trabaja rápido para terminar, y otro que tiene asumido que va a trabajar, pero también va a ver el partido. Lo llamé a Javi Estremador, y le pregunté si me acompañaba al asentamiento del Barrio Pujol II, me dice que si, viene en el auto, y nos vamos para allá. Llegamos, eran ya como las 10 y media; abordamos a las compañeras del lugar, directamente les pregunte a Rosalía, una señora, joven, morocha que aparece en las fotos con su bebe en la espalda; que iban a hacer durante el partido, me responde que el esposo no estaba porque junto a los otros muchachos, habían ido a la chanchería y a el agro industrial a pedir carne para hacer un asado comunitario entre todos los de ese sector, y juntarse en la casa de un compañero que tiene Direct TV, porque el cable no se lo instalan porque tienen problemas con los terrenos. Miran el partido todos juntos, como puedan; me dice, algunos tiene Direct TV, que se lo ayudamos a pagar, otros no tienen ni luz, y otros viven en carpa, así es la vida en ese barrio, pero que hay visos de unidad, no me cabe dudas.
Continué conversando con Rosalía, se reconoció boliviana, aunque sus rasgos ya me lo marcaban, con el margen de error de alguna salteña o jujeña, pero me dijo, que van a muerte por argentina, que todos ahí están muy emocionados con la selección, aunque su vida sea extremadamente dura, ellos no se privan de tener sentimientos, y de por lo menos, un remanso en toda su problemática social. Me comentó que había fallecido un bebito, durmiendo entre sus padres, por el frío, que eran padres muy jóvenes, de unos 19 años cada uno, y que esas cosas pasan en el asentamiento, las tienen asumidas.

La saque de tema, y me puse a hablar con otra de la mujeres, Margarita, Jujeña, y me dijo que también hay nativos de Madryn en ese Barrio, y también me afirmó que van a mirar e partido juntos, y como argentina que es, confiaba en el triunfo, y algo me llamo la atención, porque me dijo, y sino es así, habrá que seguir luchando; me mató, tenía que venir de una mujer ese espíritu indomable de asumir todo y darle para adelante, sin ir en detrimento de los hombres.

Volvimos con Javier Estremador, me dejo en casa, me dice que hoy no iba al puerto a estibar. Javier es un trabajador Portuario, Bombero, vecino del Barrio 21 de Enero, ex Pujol I, le dije gracias y me quede pensando, hace unos años, el Pujol I, donde vive Javier, era uno de los peores barrios de Madryn, ahora, parece un residencial a lado del asentamiento; no se porque se me vino a la cabeza, Bariloche, la escondí con el partido, “che Javier”, como salimos hoy?, ganamos 3 a 1, le di un beso, me baje del auto, y entre a mi casa.-

Estaba Sofía Eva, mi hija, y Enzo mi sobrino, con las banderas, los gorros, y toda la parafernalia de elementos que los identifica como “los primeros hinchas”, y para Sofía, es su primer Mundial de conciencia, y me pregunta de todo, cantitos, los equipos, los colores de la camiseta, grita un gol cuando no es, me pinta las paredes con celeste, en fin, me hace las mil y una, de un niña con un padre viejo y embobado, la dejo, es mi amor, mi primer sentimiento si hablamos de eso.

Tuve conciencia del primer mundial en1974, era otra cosa, a radio Noblex y hacer silencio, ni banderas, ni camisetas, gorritos ni nada, hoy el mundo de consumo, hace mas fácil esas adquisiciones, y en eso anda mi Sofía Eva, creciendo, aprendiendo y comenzando a vivir, la miro y me emociona. Después, empiezan con Enzo, mi sobrino a pelearse por los gorritos, las banderas, las vinchas, los dejo, solo les aclaro, que cuando vean el partido, se queden tranquilos, y no j………, respondieron con un si, mentiroso, y emocionados, siguieron cantando, luchándose, y viviendo.

Por supuesto, que no faltaron los gorritos de mi querido Almirante Brown, otro sentimiento indescriptible, que van incorporando Sofía Eva y mi sobrino Enzo.-

Después de ahí, se acercaba la hora del partido, mi esposa Paola, se quedó con los chicos, y yo me pedí un taxi, para ir a la casa de mis viejos, mirar el partido con mi papá, cubrir los bomberos, y hacer la cobertura de los festejos, si es que había.-

Vino el taxi hasta casa, antes de subirme lo fotografié y le pedí al taxista, si le podía tomar una fotografía, amablemente me respondió que si, lo retracte y me puse a conversar todo el viaje. Se llama Horacio Montero, va a pasar todo el partido, trabajando, lo explicó con que, es su obligación que no puede abandonar, de última lo escuchaba y ve los resúmenes a la noche. No se hace demasiado problema, aunque le gustaría verlos, argumentó estar acostumbrado, porque toda la vida fue camionero, ahora se compro el taxi, tiene que pagarlo y su antiguo trabajo, le exigía mucho mas, a pasado en la ruta, cumpleaños, navidades, año nuevo, y todo sigue, por ultimo, antes de llegar, le pregunto que pensaba del resultado me dijo, “partido difícil, pero ganamos, argentina, es argentina”, llegamos, le pagué, me deseo suerte, yo también a él, y siguió su camino trabajando.

Me baje del taxi, fui de San Martín hasta España 347, la casa de mis viejos, mamá ya se había recostado, y el viejo, estaba afuera regando, yo lo conozco; nervioso, se lo comen los nervios, los últimos minutos antes de que empiece, es igual a mí o mejor dicho, soy igual que èl; pero hoy como tenía que hacer éste trabajo, ocupado, amainan, no se nota tanto, o por lo menos, uno divide la cabeza en dos, se sobrelleva.

Se acercaba el momento, le dije al viejo el trabajo que estaba haciendo, con eso, lo saque un poco, me preguntó que iba a hacer, le explique qué nos habían pedido, y se paso el tiempo, hasta que comenzaron los himnos; ahí si, se me puso la piel de gallina, siempre me pasa eso, para mi es la patria, es así, mire todo lo que pasaba, y focalice la imagen en Mascherano, el capital, es un tipo que me transmite seguridad, su seriedad, adusto, comprometido, combativo, y lo refleje, ya en ese momento, era cuestión de patria o patria.

Empezamos mal, creo que mal, nos pegaron un tiro en el travesaño, los dos estábamos callados, de repente, el viejo salió de la cocina, y vino el primer gol de argentina, salvados, ahí nomás le digo, que iba a cubrir los bomberos, y volvía, me pongo el buzo, salgo, hice dos cuadras y llegue al cuartel, me recibió el Sgto. Tello, se sorprendió, le expliqué, me quedó mirando pero asintió, subí al casino donde estaba la pantalla, estaba la Cabo Galdys Luna, el Stgo. Rodríguez envuelto en una bandera argentina, y un hijo de él, los tres muy atento.

Converse un rato con Tello, me dijo que estaban acostumbrados a esas situaciones, pero igual, les tira la selección, y la atracción que produce en la gente, además dijo a modo de rezo, ojala este todo tranquilo después, Mire el partido con ellos tres unos minutos, y les dije, que me retiraba, a modo de cabala, se rieron, pero era verdad.

Ví la guardia sola pero vigilada, ante de irme, pase por el galpón de los camiones, parecían gigantes dormidos, esperando ser despertados para la acción, solo están para eso, los retrate como testigos mudos de que el personal bomberil de guardia, sin dejar de lado sus sentimientos futboleros que se entremezclan con lo patriótico; cumplen con sus funciones de voluntarios, servidores ciudadanos, con creces, pero son humanos, argentinos, y no tienen porque renunciar a sus querencias, sus amores y sus ideales sentimentales, así me lo demostraron.

Volví a la casa de papá, seguíamos 1a 0 arriba, el viejo, ya había agarrado el control, y hablaba con el televisor solo, como que le iba a responder, vino el segundo gol, que bien Higuain, a papá le volvieron los colores al rostro, y ahí empezamos a hablar, que nos falta y que nos sobra para ganarle a Alemania, a quien sacamos y a quien ponemos en este partido; el viejo me llevó a su tema como siempre, “en mi época,,,,,,”, y empezó a nombrar, y yo lo miraba, porque me gusta que recuerde, me hace pensar que esta vivo y quiere mas, va por mas, como si todavía pudiera jugar, ponerse los botines y salir a la cancha una ves mas, así pasó el primer tiempo, termino, a otra cosa mariposa y a empezar de nuevo. Ya habíamos dado un paso importantísimo a cuartos de final, y anda a discutir el primer gol.

Preparamos unos mates, hicimos silencio un rato, para tomar aire, uno miró al otro, como chumbándonos, y arrancamos nuevamente, nos recibimos de DT, dos veces, nos dábamos la razón y nos peleamos diez veces por lo menos, comenzó el segundo tiempo, unos minutos, gol de Tevez, liquidados y a cobrar.

No fue tan así, Mexico emparejó, se puso 1 a 3, el equipo perdió volumen de juego, y empezamos de nuevo, saca a éste, y pone al otro, y a ser los eruditos del futbol, dos DT entres los 40 millones que hay en Argentina.

Al fin terminó, si bien no muy conformes con el principio y el final del juego de Argentina, estamos en cuartos de final y quedamos contentos. Le digo al viejo, que voy a seguir con mi trabajo de periodismo, se ríe y me dijo, después pasa a tomar otros mates y me contas de los festejos.

Me puse el buzo, salí por España, y empezaba a bajar la gente, desde la periferia oeste, mientras se escuchaban bombas de estruendo en el centro, ya había llegado parte de la periferia norte, y vehiculo que iban para la zona de plaza, camine por Zar hasta Gales, fui hasta Mitre, ahí me percaté que Sarmiento ya estaba cortada por la Policía, lo que suponia, mucho gente en los festejos y mucho control policial, había mas de 60 efectivo en todo el operativo y se sumaría el GEOP,. Camine por Mitre hasta la Plaza San Martín, los taxis se retiraban al ver que arribaba muchísima gente, ya se había desatado la locura.-

La explosión sentimental estaba a flor de piel, y comencé a retratar imagines, las caravanas, niños con su padre, jovencitas disfrazadas, jovencitos con mascaras pintadas, grande, chicos, camisetas, gorros, banderas, vinchas, camiseta y alma, mucha alma.-

Se fue desatando el vendaval de euforia, como atragantados de muchas cosas que afloraban de golpe, era alegría, no tengo dudas, pero también era desahogo a muchas cosas, puedo entender a qué.-

Desde la mañana hasta la tarde, vi y estuve con trabajadores, viejos, jóvenes, argentinos, chilenos, bolivianos, mujeres, hombres y niños, y sentí lo mismo, emoción de ellos y mía, percibí sentimientos puros y sanos, sin intereses creados, sin materialismo y sin sistema. Sentí eso, la libertad de que pueda aflorar algo sin tener condiciones, ni silencios, ni reparos.-

Seguí tomando imágenes, y me encontré con conocidos, nos abrazamos, conversamos un rato, poco del partido por los gritos y el ruido; sonaban los petardos, y comenzaron a encenderse bengalas rojas, que matizaban los festejos con su color profundo, y comenzó a armarse la infaltable caravana de los pueblos, como ritual infaltable, en ese combinado de calles cortadas y gente a pie, y desde el bayado hacia el sur, las bocinas al rojo vivo, camiones y camionetas con gente arriba, gritando, era todo amor y sentimientos, como debía ser, pensé para mi, si esto es todo alegría, cuanta tristeza será cuando perdemos, por lo menos la misma cantidad, debe doler no, y no dejan de ser sentimientos de amor.-

Siguió el festejo por largo rato, mire si encontraba a algunos de los chicos del instituto, pero había mucha gente, imposible, anda saber donde estaban, encima yo veo poco; di unas vueltas mas por la plaza, los vendedores ambulantes, vendiendo y trabajando, como le depara la vida a ellos y estoicamente se lo bancan, menos mal que debes en cuando hay algún partido que aglutina gente, justamente esos partidos, que los incrédulos y fríos, argumentan que el fútbol es superficial, banal, y no genera nada.-

Seguí caminando por la plaza, empecé a bajar por Mitre, seguía la caravana interminable de autos, las bocinas, las bubucelas benditas, todo color y alegría, y yo observaba eso, compartiendo todo, parecía que no existían los problemas, ni los precios, ni los salarios, ni levantarse temprano, ni los clases medias y los pobres, salvo ricos, que no vi, es posible que alguno anduviera, encontré a todos los que quería encontrar, y de la manera que los quería encontrar, se que existe y se puede, fusionados por una idea, vaya que se puede. Deje volar mi cabeza, y empecé a profundizar lo que estaba viendo; estaba viendo, sentimientos, patria, corazón, alegría que a veces se transforma en la lagrimas, porque son las reglas del juego y de la vida; diría, y en ese matiz nos desenvolvemos.-

El futbol, tiene que ver con eso, es parte de eso, no es un elemento ajeno y circunstancial, es parte de la ideosincracia de nuestro pueblo, sus emociones y sus rituales culturales, que fueron elegidos por amor, como en España se deslumbran con San Fermín y los toros, en EEUU con Haloween, nosotros con el futbol y no somos menos, se los puedo asegurar.-

Retornando y pensando, cada ves fui entendiendo mas, entendí porque mi pueblo pobre,

Javier, Rosalía y Margarita, con total sencillez, humildad y sabiduría, estos momentos lo pasan unidos con su gente; Coco, un domingo, sigue trabajando y nos reconoce la hospitalidad. El negro, atiende su humilde kiosco, los muchachos del reparto, no se ratearon al laburo, sino que lo apuran para llegar, Don Horacio, maneja su taxi, porque tiene que pagarlo, pero lo escuchó y estuvo ahí, la guardia de bomberos, atendiendo la posible urgencia, no renuncio a las emociones, el viejo se adueño del control remoto, para aferrarse a su querencia, Sofía Eva y Enzo, pesar de su inocencia, ya distinguen las insignias y le ponen la alegría que un chico debe tener a esa edad, aunque algunos no la tengan, y los miles de hombres, mujeres y niños, que cruce, anónimos, gritaban a mas no poder por su equipo al unísono.-

Saben porque? Porque es el idioma de los pobres y medios, el mismo idioma que grita patria, el mismo idioma que para el Bicentenario, invadió la 9 de julio, con 2 millones de personas, y millones mas, festejaron a lo largo y ancho del país, y celebramos largamente el cumpleaños de la Patria.

Ese idioma, que algunos no quieren juntos, por eso las intenciones de dividir. Los mismos, que nunca comulgaron con los morochos, ni con los países hermanos latinoamericanos. Aquellos, que el deporte lo hacen elite y no de base popular, o se cuelgan del deporte del pueblo, para festejar con champagne y caviar en un Resto de lujo, esos mismos, que el día del Bicentenario, mientras el pueblo tomo las calles, abrieron el Colón, para tener un Bicentenario propio, mirarse las caras entre ellos, porque si le miran la cara a la patria que es sinónimo de pueblo, el mismo que festejó hoy, y ojala festeje para siempre, si ven esa cara, se les reflejara su perversidad y su propia cobardía.-

GRACIAS A MI PUEBLO POBRE POR ESTE HERMOSO DIA.-



Quique “El Lobo”







No hay comentarios:

Publicar un comentario