Loading...

domingo, 25 de julio de 2010

TENEMOS LA RAZON HASTA EN JAPONES



    YAMAMOTO MAKIKO



Así se llamaba esta extraña mujer, descendiente de Samurai, y nieta del dos veces Primer Ministro de Japón, Yamamoto Gonbee, que ostento el poder del Imperio del Sol Naciente en 1913 y 1923. Ella arribó a argentina a principio de la década del 50, escapando de un matrimonio arreglado, y deslumbrada por la figura de Evita. (....)

Su pasión por la Jefa Espiritual de la Nación, la llevó a traducir “La Razón de mi Vida”, de puño y letra al japonés, sus 316 páginas. Tamaña tarea para una persona oriental que apenas manejaba algunas palabras del castellano, vocalizadas de los tangos que escuchaba; de ese manuscrito, quedó una sola copia, ejemplar de tapas beige y lomo azul, preservado en la biblioteca Daniel Cosío Villegas de la Institución de Estudio Universitarios El Colegio de México, desconocida para los historiadores del peronismo, que merecería como acto sentimental de los Mejicanos, entregar al Estado Nacional, y nosotros cuidarla y preservarla como acto sublime y patriotico, tal ves alguna vez, será.

La Razón de mi Vida, fue traducida en 23 idiomas, como biografía indiscutible de la abandera de los humildes, que comenzó a escribir, cuando ya estaba enferma, y tal vez, conocía su destino. Yamamoto Makiko, fecha el prologo el 15 de marzo de 1954, cuando Eva ya no estaba; el volumen de la japonesa, consta de 270 paginas, reproducido en mimeógrafo antiguo, con caracteres color lila, y encuadernado de manera japonesa, se lee de atrás para adelante, y las oraciones están de abajo hacía arriba, y de izquierda a derecha. Este ejemplar llego a la Universidad mejicana, mezclado con la colección de libros de Makiko, como donación de sus familiares después de su muerte.

En el prologo rezaba, “Desde mi remota tierra natal en el lejano oriente, siempre observe con admiración la maravillosa obra del General Perón y su señora esposa, Eva Duarte, me vine aquí por el irresistible deseo de apreciarla con mis propios ojos”

Creo que está todo mas que dicho, Makiko, fundo la Asociación de Amigos para la Revolución Cubana en Tokio, de profundas ideas populares y sociales, fue invitada por Fidel Castro a conocer la Isla, y anduvo por el mundo peregrinando y llevando sus ideas “de izquierda” adonde las podía expresar, conmovía adonde iba, su rareza, su estampa, sus convicciones, pero lo único que la conmovía a ella, era la figura de Eva, por la cual, viajo miles de kilómetros, aprendió como pudo el idioma mas difícil de la tierra, que es el Castellano, tan solo, para traducir su biografía, su obra y sus enseñanzas, como buena japonesa de sangre noble, hacía silencio y se arrodillaba con solo escuchar que se mencionaba el nombre de Eva, así transito, y murió sola, en Acapulco en el año 1993, dejó su reproducción de la Razón de mi Vida, que se entremezclaba con su cantidad de libros, sabiendo que un ejemplar así, iba a ser encontrado, y ella iba a ser parte de la historia del peronismo, y así fue, el libro mítico apareció, como si el alma de Eva estuviera en todos lados.





“El Lobo”

No hay comentarios:

Publicar un comentario